sábado, 27 de agosto de 2016

Parábola del banquete: "Los últimos serán los primeros".



Jesús está comiendo invitado por uno de los principales fariseos de la región. Lucas nos indica que los fariseos no dejan de espiarlo. Jesús, sin embargo, se siente libre para criticar a los invitados que buscan los primeros puestos e, incluso, para sugerir al que lo ha convidado a quiénes ha de invitar en adelante. Jesús no rechaza el amor familiar ni las relaciones amistosas. Lo que no acepta es que ellas sean siempre las relaciones prioritarias, privilegiadas y exclusivas. A los que entran en la dinámica del reino de Dios buscando un mundo más humano y fraterno, Jesús les recuerda que la acogida a los pobres y desamparados ha de ser anterior a las relaciones interesadas y los convencionalismos sociales.


¿Es posible vivir de manera desinteresada? ¿Se puede amar sin esperar nada a cambio? Estamos tan lejos del Espíritu de Jesús que, a veces, hasta la amistad y el amor familiar están mediatizados por el interés. No hemos de engañarnos. El camino de la gratuidad es casi siempre duro y difícil. Es necesario aprender cosas como éstas: dar sin esperar mucho, perdonar sin apenas exigir, ser más pacientes con las personas poco agradables, ayudar pensando sólo en el bien del otro. Jesús se atreve a decir al fariseo que lo ha invitado: «Dichoso tú si no pueden pagarte». ¿Buscamos dar o buscamos recibir? Sólo ama el que es capaz de comprender las palabras de Jesús: "Hay más alegría en dar que en recibir".

(Del comentario de José Antonio Pagola en http://www.luis-aleman.info/ )

sábado, 28 de mayo de 2016

Diez razones para seguir manteniendo la asignatura de Religión en las aulas

1. Es un derecho constitucional

Dos artículos de la Carta Magna avalan su enseñanza. El 27.2 dice que «La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales». Y quienes tienen convicciones religiosas defienden que el hecho religioso es fundamental para ese pleno desarrollo. El artículo 27.3 afirma que «Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones». El derecho, por tanto, es de los padres, no de la Iglesia. Por eso es de oferta obligatoria pero de elección voluntaria.

2. Elección mayoritaria de los alumnos

Enlazando con el derecho de los padres, es importante no pasar por alto queun 65% de los alumnos en Secundaria eligieron la asignatura de Religión el curso pasado. En comunidades como Andalucía, según datos presentados en la reciente Asamblea de los Obispos del Sur, el 80% de los niños la cursaron voluntariamente en Primaria.

3. Ofrece una visión plural de la sociedad

La propuesta del Partido Socialista ha sido muy criticada por una parte significativa de los padres. «Es una absoluta falta de respeto hacia la libertad religiosa de los españoles, sea cual fuere su confesión religiosa», afirma la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos en un comunicado. Para la Concapa, con esta medida, el PSOE pretende «imponer a todos los alumnos en el sistema educativo su propia ideología yuna visión uniforme de la sociedad».

4. Previene contra la intolerancia

Expertos como Rafael Palomino, profesor titular de Derecho Eclesiástico en la Universidad Complutense de Madrid, advierten además de que la supresión de la Religión fomentaría la intolerancia. «No son pocos los instrumentos internacionales que entienden que un clima social de tolerancia pasa por una educación religiosa en la escuela. Su ausencia contribuye a la marginación del fenómeno religioso y fomenta los radicalismos, especialmente respecto de las religiones minoritarias», dice.

5. Evita la discriminación por razones económicas

Desde la perspectiva socioeconómica, no impartir Religión en la escuela supondría, asegura María Roca, catedrática de Derecho Eclesiástico en la Universidad Complutense, «una discriminación para quienes no tuviesen medios económicos para pagar las clases fuera de la escuela pública».

6. Mayoritaria en países de nuestro entorno

La mayoría de los países europeos (a excepción de Francia y Albania), detalla Rafael Palomino, «mantienen la enseñanza de la Religión en la escuela pública bajo una de las dos modalidades: enseñanza de religión confesional o enseñanza acerca de las religiones. Y de entre esa mayoría, son a su vez mayoritarios los países que mantienen la enseñanza de religión confesional».

7. Es parte de los acuerdos internacionales

Otro punto a tener en cuenta es el de los acuerdos con la Santa Sede, que «son tratados internacionales que prevén que se imparta la asignatura con el carácter de ordinaria. El incumplimiento de un pacto internacional es contrario al Derecho Internacional», recuerda María Roca. «Cuando estos acuerdos entran en vigor son también Derecho interno y España es un país serio. Además, no es un privilegio de la Iglesia Católica. También hay acuerdos desde 1992 con las confesiones islámica, judía y evangélica para que se atienda su formación religiosa», concluye.

8. Sin Religión, no se entiende Europa

Avelino Revilla, exdelegado de Enseñanza de la Diócesis de Madrid explica que «Europa no se entiende sin el Logos (la razón) griego, el Ius (derecho) romano y la tradición judeocristiana. Independiente de que se crea o no, hay que estudiarla; hay que saber lo que dice y por qué lo dice». Por eso defiende que sea evaluable. «Luis Gómez Llorente, histórico socialista–cita Revilla–, decía “lo que no se evalúa, se devalúa”. No hacerlo con la Religion sería un dislate pedagógico. En las aulas no se evalúa la fe, para eso está la catequesis, sino los conocimientos. Lo mismo ocurre con las doctrinas filosóficas. A Marx o a Kant se les puede creer o no, pero hay que estudiarlos y examinarse de ellos».

9. Esencial para entender nuestra cultura

La mayoría de las expresiones artísticas, literarias o musicales europeas tienen referencias religiosas. Sin la Religión, por ejemplo, es difícil entender a Bach. Profesores de Historia del Arte de diversas universidades españolas han expresado en otras ocasiones a ABC su «preocupación» por el creciente «analfabetismo religioso» de los estudiantes. Este «empobrecimiento cultural» les pasa factura, según apuntan, «a la hora de cursar estos estudios u otros relacionados con las humanidades».

10. Miles de puestos de trabajo

Y por último, pero no menos importante. La Federación de Sindicatos Independientes de Enseñanza, mayoritaria en la concertada, le avisa al PSOE de que su propuesta «pone en peligro miles de puestos de trabajo tanto en la enseñanza pública como en la concertada». Por ello, recuerdan a Pedro Sánchez las palabras del exministro Ángel Gabilondo: «Es indispensable el acuerdo para dar estabilidad económica, política y legislativa. Si no hay consenso educativo, no hay solución».
FUENTE: ABC

miércoles, 18 de mayo de 2016

PENTECOSTÉS: 7 PREGUNTAS Y RESPUESTAS

7 PREGUNTAS Y RESPUESTAS SOBRE PENTECOSTÉS

1.      ¿Qué significa la fiesta de Pentecostés? 
2.      ¿Cuál es el significado de la fiesta de Pentecostés en el Nuevo Testamento? 
3.      ¿Hay alguna relación entre lo que sucedió en la torre de Babel y lo que sucede en Pentecostés?. 
4.      ¿Qué es el Espíritu Santo? 
5.      ¿Qué es la invocación ¡Ven Espíritu Santo!? 
6.      ¿Cuáles son los dones del Espíritu Santo? 
7.      Oración de Pentecostés

domingo, 8 de mayo de 2016

Ascensión: seréis mis testigos

http://reliclass.blogspot.com.es/2012/05/la-ascension-del-senor.html

1. La Ascensión de Jesús sugiere espontáneamente la idea del alejamiento.
En los tiempos actuales, tenemos la impresión de que Dios se ha alejado del mundo, de la historia, de nuestras vidas: males, corrupción, pérdida de valores, crisis de fe...
2. Sin embargo la Ascensión no es el alejamiento de Dios , sino el cambio de su modo de presencia entre nosotros.
Hasta entonces Dios se hacía presente en Jesús. A partir de la Ascensión, Dios se hace presente mediante el testimonio de los cristianos: "Seréis mis testigos". Por tanto, ya no es tiempo de estar "mirando al cielo", sino de dar testimonio de Jesús.
3. Consecuencias que derivan de este planteamiento.
Desear que Dios se haga presente mediante apariciones, intervenciones portentosas, es cosa fácil, que no compromete a nada. Lo evangélico y lo arriesgado está en comprender que Dios ha querido disponer las cosas de tal manera, que él se quiere hacer presente por medio de nuestro testimonio y compromiso.




sábado, 30 de abril de 2016

"La paz os dejo, mi paz os doy" (Juan 14,23-29) Pascua Domingo 6º


Frase evangélica: «El que me ama guardará mi palabra»
1. El capítulo 14 de san Juan termina con una despedida, después de expresar tres modos de presencia divina: la donación del Espíritu (vv. 16-17), la vuelta invisible de Jesús (vv. 18-20) y la venida del Padre y del Hijo (vv. 22-24). Por el contrario, los discípulos, educados en las visiones proféticas del Antiguo Testamento y en descripciones apocalípticas, sueñan con una teofanía fantástica. Sin embargo, la presencia de Dios entre nosotros nunca se realiza con alardes de poder, sino que está en relación directa con la guarda y el cumplimiento, por la caridad, de la palabra de Jesús, que es la Palabra de Dios.
 2. Dios hace morada en nosotros en virtud de una doble exigencia: guardar su palabra y amarle de verdad. La venida del Espíritu, de Jesús y del Padre está en función de la práctica del amor. Dios se hace presente en cada uno y en medio de su reino La morada de Dios se da en la persona y en la comunidad, ya que el ser humano es sagrado. Por el contrario, Dios se aleja cuando hay desamor o injusticia. El Dios cristiano es un Dios que está con nosotros de una doble manera: amando a nuestro prójimo desvalido y reuniéndonos en el nombre del Señor. Nosotros, sin embargo, nos empeñamos en encontrar a Dios desde nuestras necesidades; por eso exigimos «milagros».
3. El término «Paráclito», propio de san Juan, equivale a defensor, protector, intercesor; puede traducirse por «abogado». El Paráclito tiene varias funciones: enseñar y recordar todo lo dicho por Jesús, ser testigo de Dios frente al mundo y acusar el sistema diabólico de su pecado. Por último, en varias ocasiones Cristo saluda o se despide con la paz de Dios, no «como la da el mundo». El deseo de paz -don precioso de Dios y logro apreciado del esfuerzo humano- era saludo habitual al llegar y al despedirse. Así lo hace Jesús, que se hace presente en la fe y permanece en la caridad.
FUENTE: Casiano Floristan

domingo, 17 de abril de 2016

El Señor es mi pastor (Salmo 22) NICO MONTERO


El Señor es mi pastor (eso es relación)
nada me falta; (eso es suministro)
en verdes praderas me hace recostar (eso es descanso)
Me conduce hacia fuentes tranquilas (eso es recreo)
y repara mis fuerzas (eso es recuperación)
Me guía por el sendero justo (eso es orientación)
por el honor de su nombre (eso es propósito)
Aunque camine por cañadas oscuras (eso es prueba)
nada temo, (eso es protección)
porque tú vas conmigo (eso es fidelidad)
tu vara y tu cayado me sosiegan (eso es disciplina)
Preparas una mesa ante mí 
enfrente de mis enemigos (eso es esperanza)
Me unges la cabeza con perfume (eso es consagración)
y mi copa rebosa (eso es abundancia)
Tu bondad y tu misericordia me acompañan,
todos los días de mi vida (eso es bendición)
y habitaré en la casa del Señor (eso es seguridad)
por años sin término. (eso es eternidad).

sábado, 9 de abril de 2016

Pascua Domingo III: "Echad la red" y "Vamos, almorzad".

Jesús se apareció otra vez a los discípulos junto al lago de Tiberíades. Y se apareció de esta manera: Estaban juntos Simón Pedro, Tomás apodado el Mellizo, Natanael el de Caná de Galilea, los Zebedeos y otros dos discípulos suyos. Simón Pedro les dice: «Me voy a pescar.» Ellos contestan: «Vamos también nosotros contigo.» Salieron y se embarcaron; y aquella noche no cogieron nada. Estaba ya amaneciendo, cuando Jesús se presentó en la orilla; pero los discípulos no sabían que era Jesús.
Jesús les dice: «Muchachos, ¿tenéis pescado?»
Ellos contestaron: «No.» Él les dice: «Echad la red a la derecha de la barca y encontraréis.» La echaron, y no tenían fuerzas para sacarla, por la multitud de peces. Y aquel discípulo que Jesús tanto quería le dice a Pedro: «Es el Señor.» Al oír que era el Señor, Simón Pedro, que estaba desnudo, se ató la túnica y se echó al agua. Los demás discípulos se acercaron en la barca, porque no distaban de tierra más que unos cien 
metros, remolcando la red con los peces. Al saltar a tierra, ven unas brasas con un pescado puesto encima y pan. Jesús les dice: «Traed de los peces que acabáis de coger.» Simón Pedro subió a la barca y arrastró hasta la orilla la red repleta de peces grandes: ciento cincuenta y tres. Y aunque eran tantos, no se rompió la red. Jesús les dice: «Vamos, almorzad.» Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle quién era, porque sabían bien que era el Señor. Jesús se acerca, toma el pan y se lo da, y lo mismo el pescado. Esta fue la tercera vez que Jesús se apareció a los discípulos, después de resucitar de entre los muertos. Después de comer, dice Jesús a Simón Pedro: «Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos?» Él le contestó: «Sí, Señor, tú sabes que te quiero.» Jesús le dice: «Apacienta mis corderos.» Por segunda vez le pregunta: «Simón, hijo de Juan, ¿me amas?» Él le contesta: «Sí, Señor, tú sabes que te quiero. Él le dice: «Pastorea mis ovejas.» Por tercera vez le pregunta: «Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?» Se entristeció Pedro de que le preguntara por tercera vez si lo quería y le contestó: «Señor, tú conoces todo, tú sabes que te quiero.» Jesús le dice: «Apacienta mis ovejas. Te lo aseguro: cuando eras joven, tú mismo te ceñías e ibas adonde querías; pero, cuando seas viejo, extenderás las manos, otro te ceñirá y te llevará adonde no quieras.» Esto dijo aludiendo a la muerte con que iba a dar gloria a Dios. Dicho esto, añadió: «Sígueme.»  
Juan 21,1-19
El Resucitado es el mismo Jesús el galileo con el que convivieron. No es un fantasma que "se aparece" sino el maestro quien se "manifiesta" para fortalecer su fe. Y ese Jesús que se manifiesta da la opción a Pedro de repetir por tres veces su amor al que negó por tres veces. A pesar del amor expresado a Juan repetidamente confirma a Pedro su liderazgo. Su pecado no elimina la confianza en él. Es en el lago donde los llamó donde Jesús se despide. En Galilea comienza la fe en el Jesús que vive. En Jerusalén, lo mataron. En aquel lago, Pedro aprende que liderar es cuestión de amor; un liderazgo para pastorear.